El "ninja" Leopoldo Abadía presenta su familiar libro en Colomina, invitándonos a amar y escuchar más


Decenas de saharauis se manifiestan por sus derechos llegando hasta la Plaza de la Virgen de Valencia. A escasos metros, en el Palacio de Colomina, se encuentra Leopoldo Abadía (Zaragoza, 1933), profesor y escritor español conocido por su análisis de la crisis económica mediante un artículo publicado en su blog que recibió miles de visitas en apenas unas semanas, llevándole a publicar el libro titulado La crisis Ninja y otros misterios de la economía actual. En su página web, leopoldoabadia.com , pueden seguir sus andanzas.




 La razón de su presencia en la Escuela de negocios de la Fundación San Pablo CEU es la presentación de su libro 36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien. Sentado entre banderas, desde un principio habla y hace reír a los asistentes. Son tantos los que quieren escucharle, que tienen que habilitar una sala con una pantalla para verle en directo. En este contexto arranca la presentación del último libro que, seguro, será todo un éxito de ventas. De hecho, las obras que se vendían en el citado lugar con motivo del acontecimiento se agotaron. “La firma genial, pero se han acabado todos los libros”, aseguraba en su Twitter @ViajeroNinja poco después de la presentación

Juan Cotino (presidente de las Cortes Valencianas), Vicente Navarro (profesor UCH CEU), Rosa Visiedo (rectora del CEU) y el profesor de economía, José María Ibáñez acompañaban en la mesa al veterano escritor y autor de la familiar obra que la recomienda a todos sus miembros. Las ideas centrales giran en torno al cariño, respeto y enseñanza que se deben profesar mutuamente todos los miembros de la familia para que ésta funcione. La privacidad -o, la falta de ella- de los menores del clan debe ser respetada, haciendo mención a las redes sociales y señalándola como una plataforma que los padres deben tolerar.

Con la frase “en este mundo hacen falta menos charlatanes y más escuchantes” recordaba a un amigo y reafirmaba su pensamiento. Reflexionando sobre nuevos tiempos, aseguraba que los padres e, incluso, abuelos, deberían estar más al día y no decir eso de “en mis tiempos no pasaba eso”. “Hay que conocer la música y otras artes actuales y no anclarse en el pasado, sino que hay que conocerlos para crear más vínculos con los más jóvenes de la familia”, decía el Señor Abadía.

La unión familiar la recalcaba como indispensable para luchar ante cualquier situación familiar desfavorable. Concibe, además, como necesario el hecho de recordar todos los aniversarios. “Hay que recordar las fechas especiales porque la vida es demasiada monótona como para no celebrarlo todo”. Con su sabiduría más que experimentada, terminaba diciendo que para que el matrimonio funcionase, la pareja debía hacer el amor todos los días, a todas horas, en todos los sitios. Como dice una cita del libro, “la mujer y el marido se quieren. Mucho. Cada día más.

Invitándonos a sonreír más a menudo y a dedicarle más tiempo a escuchar, terminaba el “ninja” de la economía su presentación para, a continuación, dedicarle tiempo a las preguntas de los asistentes. Toda una lección de vida. 

0 comentarios: