El comercio justo o "cómo las empresas grandes se comen a las pequeñas"


El comercio justo promueve relaciones justas entre productores y consumidores. Evita la explotación y el alto riesgo económico por parte de los agricultores, productores, etc.
Pero hay una verdad más allá. El comercio justo es moda, y la moda es marketing, es publicidad. Esto de por si es una demostración. Pero profundizando encontramos demostraciones más potentes.

Tres empresas. Carrefour, Lobodis y NatraZahor. Bajo el paraguas del comercio justo empiezan sus negociaciones. Carrefour empezó realizando pedidos de tabletas de chocolate a Lobodis, y este a su vez tenía como proveedor de estas tabletas a Natrazahor.

6 meses después de lanzar el "chocolate justo" Lobodis, Carrefour decide fabricar marca blanca, a través de los mismos proveedores de Lobodis, NatraZahor. Lobodis por contrato deberá de entregar 1000 tabletas de chocolate justo a Carrefour. En un tiempo determinado. A todas las presiones del contrato (concesiones financieras) Carrefour-Lobodis (partidas gratuitas, recuperación de los excedentes gratuita, distribución en las estanterías gratuitas, etc. Es lo que se llama "Margen hacía atrás") se suma una más. Natrazahor no es capaz de abastecer a ambas empresas. Carrefour realizó un pedido de 10.000 tabletas a Natrazahor. Y 1.000 a Lobodis. En Natrazhor sólo hay materia prima para fabricar 8.000 tabletas. Natrazahor, sometida a grandes presiones, entrega las 8.000 a Carrefour, por considerarlo un mejor cliente de cara al futuro. Lobodis no pudo entregar el pedido. Además de no ingresar ni un céntimo, Lobodis tuvo que pagar una penalización a Carrefour por no poder cumplir su contrato. La marca blanca, gracias a estas indemnizaciones, y la retirada del "chocolate justo" Lobodis de las estanterías de Carrefour, se impone. Un 20% más económica que las tabletas Lobodis, el mismo chocolate, el mismo sello de comercio justo... Sin rival en las estanterías, el mismo sello que certifica que se trata de una tableta que proviene del comercio justo, las mismas garantías. Una maniobra típica de las grandes empresas.

Y así, bajo el nombre de comercio justo, bajo el nombre que sea, es cómo las empresas grandes se comen a las pequeñas.

Visto fríamente es un alivio para el consumidor. Se eliminan intermediarios. Sin embargo son historias que ponen los pelos de punta. Y esto lo hacen todas y cada una de las grandes empresas. Se apropian de los proveedores y van eliminando intermediarios. ¿Es justo?